Todo sobre las carillas dentales

Las carillas dentales son una capa de poco grosor que se coloca fijo a la superficie de los dientes para mejorar la sonrisa. Se pueden encontrar varios tipos de carillas, como son las de composite, las de porcelana y las microcarillas.  Es un tipo de tratamiento poco invasivo, lo que siempre es ventajoso. Normalmente las carillas se realizan en la parte más exterior del diente, sobremanera se realiza en los incisivos y en los caninos, de esta forma la sonrisa se ve mejorada en el mismo momento que se realiza el tratamiento. 

Las carillas dentales tienen dos funciones: la primera es dar solución a los problemas funcionales, estéticos e incluso poder solventar problemas en la superficie de los dientes, como puede ser una alteración del color o determinadas fracturas o deformaciones en los dientes.  

Las carillas de composite tienen una duración de cinco años, son fabricadas en el diente de forma directa, y el material permite la colocación de manera fácil e inmediata, pero no todos van a ser ventajas, también hay que señalar que tienen una duración menor que las carillas realizadas en porcelana. Son usadas para desperfectos muy leves, o por ejemplo para personas que tienen bruxismo. En el caso de que se rompa, solo es necesario restaurar la zona que se ha visto afectada, no todo el diente. 

Las carillas de porcelana, sin embargo, tienen una duración de entre 10 y 15 años. Ofrece un resultado inmejorable a nivel estético, tienen como ya hemos dicho una durabilidad mucho mayor y se pueden adaptar perfectamente a la dentadura de la persona en cuestión. Este material permite una gran maleabilidad, que facilita los cambios pertinentes sin necesidad de limar las piezas dentales. 

Si que es cierto que la vida de las carillas va a depender mucho del cuidado que tenga el paciente con ellas, desde una buena higiene dental a revisiones periódicas al dentista. Porque si se descuidan, el estado de las carillas puede verse perjudicado. El mantenimiento de las mismas es sencillo; cepillado después de las comidas, uso de hilo dental y enjuague bucal suele ser suficiente. En el caso de las carillas que se realizan con composite, es cierto que no se debe de consumir determinadas bebidas para que no aporten coloración de las mismas. 

Si que es cierto que tienen numerosas ventajas: 

  • Tienen una adaptación perfecta al brillo que tenga de forma natural el diente. 
  • Ambos materiales son muy bien tolerados por los diferentes tejidos de la boca, en especial por las encías. 
  • Tanto el composite como la porcelana son materiales biocompatibles. 
  • Tienen una gran resistencia y rapidez para su colocación. 
  • No es necesario limar los dientes, ya que esta técnica ha sufrido una gran evolución que hace prescindir de esta técnica. 
  • Tienen la capacidad de corregir si hay algún tipo de alteración en el color o bien en la forma de los dientes. 

Sin lugar a duda, es un tratamiento que sirve para poder dar soluciones a problemas que no sean demasiado graves, o en dientes que no estén muy lesionados. 

Fuente de la noticia: www.laboratoriodentaldesign.es

Please Post Your Comments & Reviews

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.