Tipos de sérum que existen

A la hora de elegir un sérum facial hemos de tener cuenta que aunque podremos encontrar variedades básicas o genéricas también hay tipos de lo más variados. 

Según el tipo de piel

Como en otros casos de productos de belleza vamos a encontrar tipos de sérum más convenientes dependiendo de nuestro tipo de piel. Ya que no es lo mismo si tenemos piel seca o grasa, por ejemplo. Vamos a ver las variedades más conocidas:

  • Para piel seca: Si hay una piel para la que debería ser obligatorio utilizar sérum facial esa sería, sin lugar a dudas, la piel seca. La hidratación extra que nos aporta un buen sérum es fundamental.
  • Para piel grasa: Existen algunos sérum con bakuchiol que ponen a raya los poros, regularizando la producción de sebo.
  • Para piel mixta: Las pieles mixtas pueden combinar zonas grasas en la zona T (frente y nariz) con otras secas por lo que pueden ser un auténtico embrollo los cuidados que hay que realizar. Un sérum con vitamina C o con retinol nos ayudará a homogeneizar el estado de la piel.
  • Para piel sensible: Este tipo de pieles suelen tener problemas para afrontar cualquier tipo de agente externa que las agreda. Un sérum precisamente puede formar una capa protectora muy interesante.
  • Para piel madura: Estas pieles suelen sufrir de falta de firmeza y de una clara tendencia a formarse arrugas y líneas de expresión. El sérum puede aportar un extra de hidratación que ayuda a disimularlas.
  • Para piel jóven: A partir de la adolescencia ya se puede empezar este tipo de serums. Suelen llevar vitamina C o ácido glicólico en su formulación.

Por formulación

Existen algunos sérum faciales que incluyen otros tipos de componentes muy interesantes en función de los “puntos débiles” que tenga nuestra piel.

  • Sérums con vitamina C: esta vitamina consigue aportar numerosos beneficios a la piel, siendo incluso capaz de luchar contra los temidos radicales libres producidos por los agentes externos (sol, tabaco, polución). 
  • Sérums con ácido hialurónico: esta molécula tiene como principal propiedad la de retener agua. Es decir, si utilizamos un sérum de este tipo conseguiremos un muy valorable efecto extra-hidratante.
  • Sérums PRGF: aunque el nombre sea difícil de recordar se trata de sérums con plasma rico en factores de crecimiento plaquetario. ¡Ahí es nada!. Se trata de un tratamiento de última generación que está empezando a comercializarse aunque aún no sea nada fácil de encontrar. Hay que decir que no es un producto cosmético como tal ya que es necesario extraer este plasma de la propia sangre del paciente. Podemos aventurar que es el futuro de los sérums “a medida”.
  • Serum con Péptidos ,Los péptidos son cadenas cortas de aminoácidos, que, a su vez, son los componentes básicos de las proteínas que desempeñan un papel crucial en el funcionamiento y la apariencia de nuestra piel (tales como el colágeno, la elastina y la queratina, responsables de la textura, el tono, la elasticidad y la firmeza cutáneas). Los péptidos están presentes de manera natural en el organismo. La aplicación constante de péptidos sobre la piel contribuye a estimular y a acelerar la producción de estas proteínas, los principales beneficios

Rellenan las arrugas, suaviza las líneas de expresión, aumentan la densidad y tensan la piel gracias a que favorecen la síntesis de colágeno y elastina

Cómo ves hay muchísimas variedades y tipos de sérum, y aún quedarían bastantes de los que hablar como podrían ser:

  • Antiedad
  • Antimanchas
  • Para el contorno de los ojos
  • Para pieles con acné
  • Reafirmantes
  • Remodeladores
  • Reparadores

Los sérum faciales están experimentando un crecimiento exponencial y por ello las marcas buscan crear productos cada vez más específicos que ayuden a resolver los principales problemas de cada tipología de piel.

Please Post Your Comments & Reviews

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.