¿Por qué son tan importantes los cimientos en la construcción?

Seguro que en algún momento de tu vida has oído la frase, “No hay que empezar la casa por el tejado”. ¿Por qué se dice eso?, este refrán se utiliza cuando queremos indicar que cualquier proceso a realizar no se debe empezar por el último paso, y como en la construcción, comenzar creando unas buenas bases (cimientos) para que tu proyecto tenga solidez.

Lo primero que debemos tener claro es que el poder de una construcción está en sus cimientos, que es lo que va a sostener el edificio ante cualquier adversidad. Su funcionalidad es simple, conseguir mantener en equilibrio todo material que esté por encima de ellos. Si no centramos nuestros esfuerzos en crear unos cimientos sólidos, pondremos en peligro la edificación y a las personas que lo ocupan. Como es lógico, y más en los tiempos que corren, donde las edificaciones tienen cada vez más altura, cuanto más alta es la construcción, mejores deben de ser los cimientos.

A continuación te vamos a desgranar los tres principales propósitos que debe cumplir unos cimientos:

  1. Funcionalidad básica: Debe ser capaz de aguantar todo el peso del edificio.
  2. Debe estar preparado para soportar las adversidades climatológicas y las fuerzas de la naturaleza. Una edificación puede estar sometida a diferentes fuerzas naturales como inundaciones, fuertes vientos o incluso terremotos, y los cimientos deben de estar preparados para resistirlos.
  3. Funcionalidad de impermeabilidad: Todo cimiento de calidad, debe estar preparado para evitar que la humedad traspase al edificio, y provoque problemas en la estructura de la construcción, debilitándose con el paso del tiempo.

En la ingeniería de estructuras, los especialistas se encargan de diseñar cimientos que sean capaces de soportar los dos principales tipos de cargas: cargas vivas y cargas muertas.

  • Cargas vivas: Son todo tipo de cargas que están de manera estacional en la construcción, principalmente, el peso de las personas y los materiales que llevan con ellas.
  • Cargas muertas: Este tipo de cargas son aquellas que se ciñen al peso de la propia edificación y que se considera constante, ya que no se modifica en el tiempo.

Un cimiento resistente y firme debe de poder soportar todas las cargas que genera todo el edificio hacia el suelo. Si queremos construir en zonas con terreno irregular o firmes de baja consistencia, la creación de los cimientos deberá ser personalizada para cada caso y así obtener los mejores resultados en el tiempo.

Hay cimientos planos en el suelo para soportar estructuras en suelo compactado y cimientos profundos para estructuras subterráneas que pueden carecer de soporte estructural inherente utilizando cajas, pilotes o zapatas profundas.

También hay una base de pilotes diseñada para soportar la estructura creando fricción en su circunferencia cuando se clava en el suelo. El cajón se excavó en una capa de material de soporte o incluso en un lecho de roca a través del suelo no portador. Algunas cimentaciones están diseñadas para tener en cuenta los niveles elevados de agua subterránea, en una cimentación de barco que básicamente flota sobre el nivel del agua.

Por todo esto, la cimentación de un edificio es un elemento muy crítico y en el que hay que poner todo nuestros esfuerzos para que sea de las mejores calidades. Te recomendamos hablar con expertos en el tema, como podrían ser KLlic Arquitectos, si te enfrentas a un proyecto de edificación en la que los cimientos tengan mucha importancia.

Please Post Your Comments & Reviews

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.